¡AL CARIBE EN BICICLETA!

Buceo en Playa Ancón
Una de las bajadas de buceo de la Península de Ancón

 

Medianoche en Trinidad, Cuba. Mojito de por medio analizábamos con Romi las opciones para el día siguiente: podíamos conocer los ingenios azucareros, parques nacionales famosos y otras excursiones costosas, pero, ¿qué mejor que ir al Caribe en bicicleta?
La bici siempre nos pareció una gran forma de conocer los lugares y en esta ocasión se ofrecía muy tentadora para escapar de los recorridos tradicionales. No lo dudamos.
Como yo quería hacer snorkel y las condiciones meteorológicas no eran las adecuadas, hubo que posponer la ida a la península de Ancón y en su lugar Julio, nuestro anfitrión, nos sugirió que fuéramos al Parque Cubano, una reserva cercana y poco visitada por turistas.
Así es que bajo una lluvia torrencial subimos a nuestras bicicletas alquiladas (medio enclenques y sin cambios; 4 CUC cada una) y partimos.

bicis

El recorrido es sencillo, tomas la ruta como yendo para Cienfuegos y a la altura del primer puente encontrás el cartel del parque. Tomás un desvío que te indica y continuás por un camino secundario en mal estado que bordea el río hasta la reserva. Llegamos cansados y empapados, pero el esfuerzo dio sus frutos (entrada 9 CUC por pax). Como hacía mal tiempo tuvimos el predio prácticamente para nosotros solos. Consta de un único sendero con el que recorrés distintos paisajes hasta terminar en una cascada.

DSCN6942w
El Federal, luce los colores de la bandera cubana

_MG_7800w

Se pasa por sectores más abiertos y otros de vegetación cerrada tipo selva, siempre siguiendo el río. Hay varios puntos donde uno puede refrescarse en el agua. Se ven muchos pájaros, entre ellos el bonito “pedorro” y el emblemático “federal” que posee los colores de la bandera nacional.

DSCN6947w
El gracioso pedorro

_MG_7754w

En un momento el sendero nos sorprende con un cartel inesperado: “Acérquese con cautela, haga silencio por favor, usted podrá apreciar el maravilloso mundo de esta colonia de avispas”. Sí, leyeron bien, decía avispas, no mariposas, ni siquiera hormigas. Avispas, enormes y con su hermoso aguijón. Obviamente, con la cautela sugerida nos arrimamos. Era una ladera abrupta de un monte donde, contra las rocas, había infinidad de enormes panales que colgaban como si fueran estalactitas. Las observamos un rato y seguimos camino.

DSCN6790w DSCN6801w
El final no podría ser mejor, la cascada es realmente linda, con una olla de 9 metros de agua fría y transparente y detrás de la caída de agua se accede, nadando, a una cueva con estalactitas y murciélagos. Es como estar en una película de la selva. Las nubes tuvieron un buen gesto y nos dejaron un rato de sol para disfrutar nadando en el estanque. Un gran paseo.

DSCN6918w

Al día siguiente el clima tampoco acompañó, pero como no teníamos más jornadas en la ciudad fuimos igual hacia la península de Ancón en busca de un poco de playa y la oportunidad de hacer snorkel. El camino es más fácil que para el Parque Cubano porque es más plano, sin lomadas, y es bien panorámico porque bordeas la península con el mar Caribe al costado tuyo. El primer balneario se encuentra a los 4 kilómetros, se llama Boca y tiene un pueblito. A continuación hay un bosquecito que está lleno de cangrejos que cruzan el camino en busca del mar. Esta situación se presta para encuentros muy graciosos con transeúntes y ciclistas, y muy peligrosos con automóviles que los arrollan sin siquiera aminorar la velocidad.

DSCN7065w

Luego se pasa por un caserón bien llamativo para la zona que se lo conoce como El Capitán. Ésa era la referencia a tener en cuenta. Julio nos había contado que 700 metros más adelante comenzaban las bajadas de buceo, que son entradas al mar con un poco de arena y algunas sombrillas. Nos detuvimos en la primera que vimos gente. Un grupo de buzos se preparaba para una jornada de pesca. Fue una gran decisión porque el mar estaba muy picado y sin su ayuda no habría podido hacer ninguna inmersión. La costa era de piedra y había que conocer bien el comportamiento de la marea para no terminar revolcado contra las rocas como me pasó en mi primer intento. Los buzos, muy solidarios, me recuperaron mi máscara que había caído al agua y me enseñaron su truco para poder meterme. Más allá de que estaba nublado fue una linda experiencia de snorkel. A unos 20 metros de la orilla hay una pequeña barrera de coral en la que se puede ver la vida marina típica del clima tropical.

playas

A partir de allí se suceden los balnearios hasta llegar a Playa Ancón luego de pedalear unos 4 kilómetros más. Es una playa larga y linda, con una parte privada ocupada por un gran hotel y otra amplia de libre acceso. Por 2 CUC nos guardaron las bicis y nos habilitaron una sombrilla de paja. El agua era de un turquesa muy atractivo y estaba fresca. Lamentablemente el clima no aflojó en ningún momento y luego de un lindo chapuzón emprendimos el lento regreso a Trinidad, con una larga parada para observar a los cangrejos del camino.

_MG_7851w

Fueron días geniales disfrutando de la naturaleza. Seguir un río hasta una cascada que parecía sacada de una película, hacer snorkel libre entre peces tropicales, esquivar cangrejos mientras observas el maravilloso mar Caribe, y todo en bici y en una ciudad colonial, coqueta y repleta de gente simpática. ¿Qué más se le puede pedir a un lugar? Trinidad es un imperdible de Cuba.

DSCN6907w

Sebastián Cabrera

Sebastián Cabrera

Soy un periodista argentino que viajo porque me apasiona y escribo porque, sencillamente, no puedo evitarlo.
Desde niño sentía que las vacaciones no estaban completas hasta que compartía mis aventuras en el recreo de la escuela. Ahora, de grande, ya no tengo el recreo pero sí este blog. La esencia es la misma.

Es bueno conocer la opinión de los lectores, podés dejar tu comentario para enriquecer el sitio.
Si te resulta útil el blog te invito a acompañarme con un "me gusta" en la página de facebook.
Sebastián Cabrera

Latest posts by Sebastián Cabrera (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *