¡CRISIS EN EUROPA!


Javier Martín Espartosa

Según la RAE, crisis es:

1. f. Mutación considerable en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el paciente. Europa está en crisis entonces, me lo dicen los noticieros latinoamericanos acá, y me lo dicen los periódicos on linede allá. Sus problemas económico financieros parecen empeorar día a día. Trepan los índices de desocupación, desalojos y la tasa de suicidios. La Nación dice que son 26 millones las personas sin trabajo en la región, y Clarín agrega que en Italia hay un 30% bajo la línea de la pobreza.
Joan Grifols

2. f. Situación de un asunto o proceso cuando está en duda la continuación, modificación o cese. Europa está en crisis, la Unión Europea y el FMI se reúnen asiduamente para analizar cómo seguir, le imponen condiciones a países como Grecia y buscan por todas las formas que la rueda continúe girando.
Montecruz Foto

3. f. Escasez, carestía. Está claro que hay crisis en Europa, llegan hasta aquí los ecos de sus problemas. Se suceden las marchas de indignados, los incidentes, y los detenidos.
Isabel Alexandre

Pero también puede implicar cambio,

4. f. Mutación importante en el desarrollo de otros procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales. Entonces también es una oportunidad para que las cosas cambien. Magalí y Ramiro están en Europa y hace tiempo que están  en crisis también, y, señores, están felices.

Magalí y Ramiro

  Desde hace tiempo que me pregunto cómo implicará la Crisis Europea a los viajeros que se encuentren por el viejo continente. Es así que conversé, internet mediante, con Magalí , viajera argentina que se encuentra en Italia por estos días junto a Ramiro, su pareja, ambos autores del blog CAMINOMUNDOS,  y charlamos largo y tendido sobre lo que significa la crisis y sobre muchas otras cosas. Por eso esta nota es muchas notas a la vez, una nota sobre la crisis, sobre viajeros, y sobre una nueva forma de viajar.
En Olevano Romano
   Ya es invierno en Olevano Romano y Maga y Ramiro disfrutan de sus nuevas viejas rutinas en la casa que cuidan en este pequeño pueblito medieval de las afueras de Roma. Cuando comenzamos a charlar (a través de Facebook) aún era otoño y su próximo destino aún era incierto, ahora su calendario de housesitters(en criollo sería algo así como ser caseros por un período de tiempo determinado) está plagado de cruces y marca que en pocos días se subirán a un avión rumbo a Kas, Turquía. Pero no nos adelantemos, volvamos a la crisis.
   Hace poco más de un año que decidieron cruzar la puerta, dejando atrás definitivamente un mundo que sentían no era el suyo para caminar tantos como les sea posible. Si hablamos de crisis como cambio, ellos son parte de una. Como dice Maga:
Renunciamos a una vida, esa vida que nos dijeron que tenía que ser vivida de una forma para vivirla de otra, y muy diferente. Y creo que el viaje es la culminación de un conocimiento, es la culminación de saber que el mundo siempre es abundante, que la vida no es más que una experiencia, que el cuerpo no es más que un vehículo, y que venimos a la tierra para DISFRUTAR.
Y entonces ahí salió nuestro viaje :)
¿O sea que es un proceso de ruptura muy largo, no simplemente un quiebre?
No, veníamos rompiendo cosas hacía muchísimo tiempo
¿Y vos sentís que lo buscaron, o que era indefectible que les pase?
Era indefectible. El viaje, y la ruptura, las dos cosas.
¿ y ese cambio sigue en proceso aún hoy, no?
Sí, siempre
Una de las casitas que cuidaron
  Para entender de qué habla Magalí cuando habla de ruptura debería hacer una recapitulación de todo lo que hablamos a través de los días que duró nuestra charla. Maga me contó muchas cosas, pero si hiciera un resumen tipo Wikipedia diría que se crió entre plantas y pájaros, vivió su infancia en Lago Puelo, en la casa del guardaparque, su papá. Allí conoció a los primeros locos -antropólogos, biólogos y viajeros que paraban en su casa y traían charlas de lo más enriquecedoras. De adolescente empezó su recorrido, vivió en Olavarría, en Buenos Aires, en Villa Giardino y en Córdoba. Leyó mucho, estudió bastante de Antropología y después Letras, escribió poesía, bailó mucho. Conoció la medicina holística y con ella su propio cuerpo. Conoció también a Ramiro, periodista y fotógrafo, y se enamoraron. Juntos compartieron la necesidad de desnudar lo que ellos sienten que son los mandatos de nuestra sociedad y, entre ellos, el de cómo cada uno decide vivir la vida. Así encontraron en este viaje la continuación natural de su camino. Dejaron Córdoba sin una ruta definida y hoy, doce meses más tarde, Maga está chocha, disfruta del invierno italiano en la ventana, de atender a las mascotas de la casa que cuidan, de caminar por el bosque. Pasaron por muchos lugares (Praga, San Vicente del Raspeig, Mecina Bombarón, Verona, Venecia, Olevano Romano, el orden no importa) y muchas vivencias, en medio de su periplo se encontraron sin dinero y reformularon su viaje y así descubrieron en Housesitting una nueva manera de hacerlo que les calza a la perfección, porque su viaje no se detiene, ni ante la crisis europea. Entonces, volvemos a la cuestión inicial, ¿hay crisis en Europa? Maga me dice que sí, que se ve, se nota en el humor de la gente, las marchas y las protestas, pero que es añoranza de un mundo que ya no está, y que está bueno que se cuestione lo loca que está esta sociedad. Que no puede ser que se te acabe el mundo si te echan de una empresa, es como no tener mundo propio. ¿No es una locura eso?
 Pero donde vos ves un cambio positivo, ¿ellos qué ven?
Ven la falta, claro. La falta del auto nuevo cada año. La falta del trabajo normal. Pero la falta más importante es que la vida ya no se puede vivir o experimentar como antes. Entonces en algún punto hay un estímulo para cambiar el punto de vista o la percepción acerca de la vida, cuestionándose la comodidad en que vivían, la seguridad (jubilación, seguros de vida, vacaciones pagas, etc). Pero ahora sucede algo super interesante, y es que en el mundo de hoy no se sabe qué va a pasar mañana….Lo cual para nosotros es buenísimo, porque le da un influjo de energía creativa a esta sociedad en la cual se vive sin pasión.
Y en el medio de eso están Uds., ¿cómo lo viven? ¿Les preocupa, les afecta?
¡Hermoso! Para mí es increíble estar viviendo en el mundo de hoy. Es increíble ver cómo la gente comienza a hablar de otras cosas, de que su trabajo no le hace feliz, de que no tiene ganas de vivir toda la vida con la misma persona, de que quiere viajar, o probar cosas nuevas. Para nosotros es realmente maravilloso ver estos procesos. Y lo cierto es que el 90% de las personas que conocimos hasta ahora en nuestro viaje, son personas que de una u otra forma han transformado radicalmente su vida.
Y me decías que les surgen muchas oportunidades laborales en el medio, ¿no? ¿de qué tipo?
Desde cuidar jardines, hasta hacer reiki, escribir, hacer webs, construir casas, lo que quieras. Y esto suena paradójico, porque ahora tenemos más trabajo que antes, y también tenemos muchísimo trabajo aun cuando el continente del cual casi nos despedimos se está viniendo abajo. Nosotros siempre decimos que esta crisis es respecto a ciertas formas tradicionales de vivir la vida, y que no hay trabajos para aquellos que todavía quieren seguir ejerciendo profesiones también clásicas (abogados, economistas, etc.). Pero para quienes salen un poquito de los límites y se juegan por lo que realmente les apasiona en la vida… ¡Les puedo asegurar que hay, y muchísimo trabajo!
El difícil arte de cuidar mascotas
   Entre esas cosas nuevas que se pueden encontrar cuando hay que aguzar el ingenio, Maga y Ramiro hallaron el ya mencionado housesitting. ¿Qué es? Ellos lo explican muy bien acá  y acá , pero en un resumen un tanto arbitrario podría decir que es una modalidad que permite viajar cuidando casas (con sus mascotas y jardines) de gente que tiene que ausentarse por un tiempo determinado de su hogar. Es un sistema basado en la confianza en la que el propietario (owner) ofrece su vivienda a un cuidador (sitter) para que se encargue de ella durante su ausencia. Cabe aclarar que no es algo rentado sino que es más bien como un trueque y que estos intercambios se arreglan por lo general a través de sitios web dedicados a esto. Housesitting permite conocer lugares impensados y no como turista sino más al estilo de un local porque uno adquiere la responsabilidad de mantener las rutinas de la casa (paseo de mascotas, riego de jardines, etc). Maga y Rami abrazaron esta forma de viajar y hoy en día están abocados a su difusión (su grupo de Facebook crece día a día) para que crezca la comunidad y más y más personas tengan la oportunidad de experimentarlo. Es que no sólo les permitió conocer pueblos desconocidos de España e Italia sino que ahora les abrió las puertas de Turquía y luego la más lejana Camboya, y luego…¿Fiji? ¿Nueva Zelanda? No se sabe, su derrotero todavía no tiene forma, se arma día a día, cambia, y no se detiene,  como ellos.
Cuando uds empiezan el viaje ya se hablaba de la crisis, ¿Uds ni le prestaron atención a la hora de elegir el destino?
 Sí, ya se sabía. Incluso muchos nos decían: “no vayan, está horrible, no hay trabajo, todo el mundo discrimina a los argentinos”. Nosotros no le prestamos atención porque el destino nos eligió a nosotros, además, no te olvides que nosotros (Rami y yo) vivimos en crisis así que no nos asustaba la europea. Era simplemente provocar un movimiento, como cuando tirás una piedrita al río y mirás las olitas, nada más.
Para finalizar, hoy se usan las palabras escasez, austeridad, futuro, indignados, siempre asociadas a la crisis y como algo negativo, y se me ocurrió que para Uds. quizás tienen otro significado.
Creo que sí, se usan y súper negativamente. Y estoy convencida de que la utilización de estas palabras tan repetidamente nos está mostrando un mundo que ya no nos convence del todo. De este modo, mostrar un mundo escaso, es también darnos la posibilidad de crear un mundo abundante. De cambiar la lógica. Porque en definitiva, lo creemos, lo creamos. Entonces es necesario rever, discutir, indignarse por la escasez y todas esas cosas, para encontrar la puerta hacia otro mundo, totalmente diferente.
Sí, también hacen paseos típicos. Aquí, en Roma
     Esa es la propuesta de la gente de CAMINOMUNDOS, una manera diferente de mirar, de vivir y hasta de viajar, de poner en crisis nuestro mundo para caminar muchos más.
Sebastián.
Nota: todas las fotografías que ilustran esta nota son propiedad de CAMINOMUNDOS a excepción de las de indignados que están debidamente citados sus autores.
¿Querés leer otros relatos de viajeros?A través de la iniciativa #POSTAMIGO, te invito a leer la entrevista que en vero4travel le hicieron a Maga y Rami:

Podés leerla haciendo click acá

 
Sebastián Cabrera

Sebastián Cabrera

Soy un periodista argentino que viajo porque me apasiona y escribo porque, sencillamente, no puedo evitarlo.
Desde niño sentía que las vacaciones no estaban completas hasta que compartía mis aventuras en el recreo de la escuela. Ahora, de grande, ya no tengo el recreo pero sí este blog. La esencia es la misma.

Es bueno conocer la opinión de los lectores, podés dejar tu comentario para enriquecer el sitio.
Si te resulta útil el blog te invito a acompañarme con un "me gusta" en la página de facebook.
Sebastián Cabrera

Latest posts by Sebastián Cabrera (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *