HUACACHINA, MAR DE ARENA


   Es una duna atrás de una duna, atrás de otra duna, hasta el horizonte. Un infinito de arena. Un mar. Y te envuelve, inmenso él, chiquito vos. 

Y te pide aventura, atravesarlo. Estás ahí y estás como en una película también, fantaseando con cruzarlo para ver qué hay del otro lado. Descubrirlo.
Es un paisaje mágico, cambiante. En cada rincón podés ver las marcas del viento que lo transforma, caprichoso. Y el sol que lo dibuja, lo remarca.
Y en Huacachina también es juego, es treparlo subido a un vertiginoso buggy, o surfearlo en una tabla de sandboard.
Y es una postal, sobre todas las cosas, que te queda grabada para siempre, como su atardecer.

Postamigo

Si querés conocer otras experiencias, fijate lo que María de Callejeando por el Mundo escribió en su blog, clickeando acá.

Sebastián Cabrera
Últimas entradas de Sebastián Cabrera (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.