MACHU PICCHU (para siempre)

     Y en un momento las nubes se abrieron,
     y las palabras de la guía se me fueron perdiendo,
     y a mis piernas dejaron de importarles la subida matadora por escalera 
     y las tres horas caminando del día anterior.

     Será la energía,
     o el marco de la selva,
     o la leyenda que la envuelve,
     no lo sé, pero puedo asegurar que hay algo mágico en el ambiente.

 

     Y no sólo la historia se hace presente entre sus ruinas,
     en cada rincón la naturaleza la llena de vida.

 

     Y entonces la caminás y la volvés a caminar,
     y no te cansás de mirarla.

 

      Y no te importa ni la lluvia
      ni el sol
      ni la niebla.

 

     Y te quedás dando vueltas hasta que se vayan todos,
     para tener toda la ciudadela para vos solo,
     y llevártela para siempre en tu recuerdo.

Postamigo

Si querés conocer experiencias de otros viajeros, acá te dejo los enlaces:

 La magia de un lugar llamado Machu Picchu. De María callejeando por el mundo.

Sebastián Cabrera
Últimas entradas de Sebastián Cabrera (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.