MEDICINA DEL VIAJERO (ACLARANDO EL PANORAMA)

_mg_1658w

    “A mí nunca me pasa nada”, “yo sé cuidarme solo”, “hay que tener sentido común”, “en internet está todo”. Estas frases, dichas o en forma de pensamientos, suelen rondar la cabeza del viajero que muchas veces se ocupa de las variables de su itinerario como hospedajes, medios de transporte, fechas probables, etc., y deja la cuestión médica, o bien para el final o, peor aún, librada a su criterio personal. Yo era uno de esos, y digo era porque a partir de hoy mi conducta va a cambiar señores. ¿Por qué? Porque luego de una charla que mantuve con el Dr. José Malvido*, un infectólogo experto en la materia, mi visión sobre la Medicina del Viajero ha cambiado. En 20 minutos de charla amena José me explicó claramente que dejar tu salud librada a tu criterio personal puede ser un error que se pague muy caro.

-Es recomendable que cuando uno organiza un viaje averigüe un poco sobre las características socioculturales del país a visitar y también de su situación política actual, para evitar tener comportamientos impropios para ese lugar. Bueno, de la misma forma es de buena práctica concurrir a un especialista en Medicina del Viajero. Porque el profesional es el tipo más idóneo para informarte y aconsejarte para que puedas cuidar tu salud en el viaje.

-Pero esa información también la puedo obtener de otra fuente, como por ejemplo internet
-Vos podés sacar la información de un afiche, de una web, de una embajada, pero hace falta un criterio médico para leerla. Te pueden dar un listado de vacunas necesarias según el país, pero ¿realmente tenés que darte todas? ¿no necesitás alguna más? Hay mucha información en internet pero la clave está en saber leerla.
La frase del Dr Malvido fue tan lógica como lapidaria y le quitó el delantal y el estetoscopio a mi Dr Google que fue perdiendo seriedad a medida que la charla avanzaba. Me contó que los especialistas tienen sistemas on line que mandan actualizaciones sobre las alertas epidemiológicas para estar atentos a la situación médica mundial y que eso es fundamental a la hora de planificar una profilaxis viajera.

_mg_2279medicina
-Diga lo que diga una página web, si vos vas a determinado lugar y a mí me salta que allí hay, por ejemplo, malaria, aunque estés en tránsito yo te tengo que aconsejar y recetar para eso y explicarte cómo usar la medicación y las reacciones adversas. Vos después decidirás qué hacer. Mi deber es informarte y prepararte. Por ejemplo, puede pasar que una agencia de viajes te dé los requerimientos sanitarios del destino que vas a visitar, pero eso puede estar desactualizado o ser incompleto. Puede pasar que te pidan una determinada vacuna como la de la fiebre amarilla y vos estés exceptuado por ser alérgico y entonces tengas que llevar un certificado médico (y en inglés) que lo avale. Todas esas cosas las maneja el médico especialista. La conducta ideal es: una consulta pre viaje, mantener comunicación durante el viaje (de ser necesario) y, luego, hacer una consulta post viaje para sacar las conclusiones de cómo te fue. Esta última, lamentablemente, nadie la hace.

-¿En qué consiste esa consulta pre viaje? 

-Lo primero que se hace es un cuestionario para determinar dos cosas fundamentales: ¿qué tipo de viaje vas a hacer y qué tipo de viajero sos? No es lo mismo si vas a la selva que a una ciudad, no es lo mismo si pensás visitar museos que si vas a hacer buceo, como tampoco es lo mismo si tenés 30 años de edad o 60, si viajás con niños, si sos un viajero experto o no, si estás embarazada o sos un paciente inmunodeprimido o incluso si te vas a movilizar en auto alquilado o transporte público es diferente ya que en uno tendrás mas contacto con la población (sanos y enfermos). Todas esas cosas nos dan un cuadro inicial sobre el cual trabajar. No es recomendable hacer abstracciones generales porque siempre depende de las características de las personas y de sus itinerarios. Por ejemplo una persona adulta, sana, es frecuente que no tenga actualizadas algunas vacunas como la antitetánica o la de la hepatitis A, pero si en su viaje va a estar en contacto con la naturaleza o va a estar de campamento por meses, aunque sea en su propio país, el profesional le va a recetar que las renueve porque pueden evitar muchos problemas posteriores. Como verás, la consulta previa nunca está de más.
-¿Descartarías algún destino por cuestiones médicas?
-Bueno, uno trata de que no, que el viajero siempre pueda hacer su viaje soñado. Tendría que tratarse de alertas epidemiológicas especiales o de un viajero en una situación especial. Por ejemplo desalentaría a una embarazada a visitar una zona con epidemia de zika, ¿se entiende?
-¿Hay viajes con los que es más necesario que con otros el hacer la consulta al especialista?
-Bueno, sí, surge un poco del sentido común. Como decíamos antes no es lo mismo ir a una ciudad que a la selva, a un país desarrollado o a uno subdesarrollado, pero sobre todo el tipo de viaje que vas a hacer. Cuanto más distinto a tu vida habitual sea, más necesaria es la consulta. Si vas a estar meses de campamento y no estás habituado, si vas a un lugar cuyas características y costumbres sanitarias y alimenticias te resultan extrañas, en todas esas situaciones la consulta puede ser de muchísima utilidad. Siempre la consulta viene bien, esto que quede claro. Pero imaginate que no es lo mismo tener diarrea en tu propio país que en el extranjero, donde la situación de desarraigo lo vuelve más delicado.

dscn6348medicina
-Una vez en el extranjero, ¿cuáles son las pautas de alarma a tener en cuenta para recurrir a un médico?
-Eso es muy difícil de decir a la distancia y de forma general, nuevamente va a depender de la experiencia y del sentido común del viajero. A ver, una fiebre de 39 grados con el paciente tiritando o una diarrea que no cede en 72 horas no dejan lugar a ninguna especulación: hay que ir al médico. Para el resto de las situaciones que puedan surgir dependerá de las particularidades de cada caso. El profesional lo que debe hacer es informar al paciente sobre las enfermedades propias del lugar, por ejemplo, y darle a conocer los síntomas y la forma de actuar en caso de experimentarlos. Luego, siempre va a depender del criterio de la persona. Pero dejame aclarar que la visita a un médico nunca va a estar de más.
-Por último, ¿qué cosas no deben faltar en nuestro botiquín viajero?
-Bueno, a un botiquín tradicional se le deben agregar cosas útiles para una situación de viaje como por ejemplo medicamentos para la diarrea del viajero (es la enfermedad más frecuente), sales hidratantes, pastillas potabilizadoras, repelentes de insectos, pantalla solar, algunos medicamentos recetados específicos para el tipo de viaje en cuestión. Hay que tener en cuenta que lo mejor es llevarse todo listo desde su país de origen, no dejar cosas para comprar en destino, primero porque es más incómodo y segundo porque así nos garantizamos calidad y practicidad. Por ejemplo el repelente hay que ponérselo enseguida, hay que bajar del avión ya protegidos, los mosquitos no respetan los aeropuertos. Lo más aconsejable siempre es la prevención.
Estar informados y aconsejados, señores, es la mejor forma de completar nuestra preparación para que el viaje soñado no se convierta en una pesadilla. Por lo tanto al mismo tiempo que buscamos la mejor oferta para los pasajes y hasta literatura para conocer un poco más sobre nuestro próximo destino es recomendable sacar un turno con un especialista en Medicina del Viajero para no dejar nuestra salud librada al azar.

_mg_1701w


Info práctica:

Una página que pueden consultar tanto el público como los profesionales es la del Centro de Control de Infecciones de los Estados Unidos. Allí se pueden cargar los datos del viaje y te brinda información sobre los requerimientos sanitarios. No reemplaza la visita a un médico especialista.

Es recomendable, a su vez, asesorarse sobre el tipo de clima y temperaturas del lugar para una correcta selección de la muda de ropa para la mochila.

Adicional a esto podés consultar diferentes website en donde es posible previsualizar el hotel donde te vas a hospedar y asegurarte que sus condiciones de salubridad sean las deseadas.

Botiquín viajero recomendado:

 
ELEMENTOS DROGAS
Algodón Antidiarreicos
Cinta hipoalergénica Antiácidos
Gaza esterilizada Antihistamínicos
Tijeras Para mal de altura
Jeringa y aguja Antimaláricos
Venda elástica Antitérmicos
Guantes de látex Sales hidratadoras
Termómetro Laxante
Alcohol en gel
Antiséptico
Protector solar y labial
Tabletas potabilizadoras
_mg_16454x4

*El Dr José María Malvido es Jefe de unidad de infectología del Hospital Zonal General de Agudos Dr. Alberto Balestrini, Jefe de Servicio de la Clínica Modelo Morón y docente del Departamento de Salud de la Universidad Nacional de La Matanza.
Sebastián Cabrera

Sebastián Cabrera

Soy un periodista argentino que viajo porque me apasiona y escribo porque, sencillamente, no puedo evitarlo.
Desde niño sentía que las vacaciones no estaban completas hasta que compartía mis aventuras en el recreo de la escuela. Ahora, de grande, ya no tengo el recreo pero sí este blog. La esencia es la misma.

Es bueno conocer la opinión de los lectores, podés dejar tu comentario para enriquecer el sitio.
Si te resulta útil el blog te invito a acompañarme con un "me gusta" en la página de facebook.
Sebastián Cabrera

Latest posts by Sebastián Cabrera (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *