PENÍNSULA VALDÉS, PATAGONIA ARGENTINA (Puerto Pirámides II)

Pingüino de Magallanes sacudiéndose

Península Valdés es algo más que un observatorio de la ballena franca austral y, como les había adelantado en el anterior fotopost (para verlo hacé click acá), hay mucho para recorrer y para ver. A continuación les dejo los lugares que no deben dejar de visitar para llevarse una impresión más acabada de lo que ofrece este fantástico rincón de la Patagonia argentina.

Camino de ripio -Península Valdés Jote en pleno vuelo

     El recorrido clásico es unir dos de las puntas de la península, Punta Delgada y Punta Norte (pasando por Caleta Valdés), que junto con Puerto Pirámides forman un triángulo. Lo mejor es hacerlo en auto y siguiendo el horario de la marea alta para tener más posibilidades de ver no sólo alguna ballena franca sino también más actividad de lobos y elefantes marinos y, quizás, observar alguna orca. Hay que tener en cuenta que las distancias son patagónicas, o sea largas, a la hora de planificarlo, son 75 kms de ripio (la velocidad máxima no pasa de los 50/60 km/h)  hasta Caleta Valdés y unos 83 kms hasta Punta Norte, y dar toda la vuelta lleva prácticamente todo el día.

Guanaco Pingüinos en Caleta Valdés

     Como Punta Delgada está dentro de un predio privado (hay que pagar entrada), decidimos empezar directamente por Caleta Valdés y su vecina Punta Cantor. Impresionante. Ya al asomarte llegás a un mirador de una pinguinera. Mar turquesa y pingüinos de Magallanes, ahí nomás. Un poco más al sur, en punta Cantor, tenés un parador con restaurante, baños y un par de senderos de interpretación hacia distintos puntos panorámicos desde los que se pueden ver colonias de elefantes marinos. Como en todo avistaje de fauna te podés quedar 10 minutos o una hora, depende de los gustos. Yo me hubiese quedado a vivir ahí, sentado, simplemente mirando.

Pareja de pingüinos -Península Valdés Pareja de pingüinos coqueteando -Península ValdésElefante marino IIIElefante marino hembra

    Subiendo 40 kilómetros más se encuentra Punta Norte que, como su nombre lo indica es la saliente más septentrional de la península. Tiene miradores y senderos desde donde se pueden observar lobos y elefantes marinos, pero su particularidad es que allí, en esa zona, tiene lugar un evento único en el mundo el varamiento de orcas, esto es, cuando estas ballenas se acercan tanto a la orilla que quedan con su cuerpo afuera del agua. ¿Por qué? Para comer crías de elefantes marinos. Sí, es durísimo, pero es la madre naturaleza en estado puro.

Elefante marino Elefante marino observando las hembras Lobo marino hembra

     Si bien no era época de orcas, nos quedamos un rato con la marea alta aguardando el sangriento ritual con una especie de ansiedad morbosa. No vinieron, y entonces la sensación fue de un alivio mezclado con decepción. Lo que sí vimos fueron bastantes lobos y elefantes, reposando, nadando y lo más gracioso, caminando (aunque en el caso de los elefantes marinos se parece más a un reptar).

Elefante marino IICortejo de lobos marinosPenínsula Valdés

     Después de Punta Norte, y ya en el camino de regreso a Puerto Pirámides, entramos a una pingüinera privada: Estancia San Lorenzo. Otra linda experiencia. A diferencia de los sitios anteriores acá el contacto es directo, los animales están a centímetros tuyo. El recorrido es por un sendero y con guía y te lleva poco más de una hora. Los vas a ver empollando, caminando y también en la playa, en grupo y en soledad. Un lugar ideal para sacar miles de fotos.

Pingüinera -Península Valdés Huevo de pingüino Pingüino de Magallanes

     Ése es el recorrido principal, el más atractivo e imperdible para mí. Luego quedan otros puntos interesantes para completar el disfrute de la zona: Mirador, Lobería, Playa Larralde e Isla de los Pájaros.

Pingüinos - Península Valdés Pingüino empollando Patas de pingüino

     Saliendo desde Puerto Pirámides hacia el Istmo Ameghino encontrás un desvío hacia el Mirador y la Lobería. Bonitas vistas desde la cima del acantilado que te permite observar toda la bahía y, siguiendo un poco más, el comportamiento de los lobos marinos en manada.

Panorámica del Golfo Nuevo Lobería - Península Valdés Lobos marinos Avistaje de ballena franca austral

     Justo enfrente del Centro de Interpretación del Istmo Florentino Ameghino sale un camino corto hasta la Isla de los Pájaros. Nuevamente tenés un mirador, con larga vistas incluido, hacia una pequeña isla repleta de aves marinas.

Playa Larralde Playa Larralde II Playa Larralde. Pescadores

     Hasta aquí, todos estos lugares son lindos y sirven como para completar la visita a la península, pero si te los salteás tampoco es que te vas a estar perdiendo demasiado, el punto que sí te agrega algo distinto es Playa Larralde. El encanto de esta bahía chiquita radica en que es un poblado de pescadores. Un puñado de casitas en medio de la inmensidad patagónica. Algún bote amarrado a la playa, perros vagando por ahí y soledad. Otro lugar como para quedarse un rato largo dejándose emocionar por el paisaje.

Playa Larralde. Perro

Sebastián Cabrera

Sebastián Cabrera

Soy un periodista argentino que viajo porque me apasiona y escribo porque, sencillamente, no puedo evitarlo.
Desde niño sentía que las vacaciones no estaban completas hasta que compartía mis aventuras en el recreo de la escuela. Ahora, de grande, ya no tengo el recreo pero sí este blog. La esencia es la misma.

Es bueno conocer la opinión de los lectores, podés dejar tu comentario para enriquecer el sitio.
Si te resulta útil el blog te invito a acompañarme con un "me gusta" en la página de facebook.
Sebastián Cabrera

Latest posts by Sebastián Cabrera (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *