PROFILAXIS PARA VIAJAR AL AMAZONAS

¡Nos vamos al Amazonas, sí! Estamos muy entusiasmados y agotados de los preparativos previos, y para que a otros no les pase lo que nos sucedió a nosotros acá les hacemos un breve resumen de la profilaxis necesaria para viajar al Amazonas

¡Vamos a la selva!

Es un viaje soñado. De esos destinos que siempre nombramos en la mesa cuando planeamos vacaciones y que eternamente ha quedado postergado por una u otra razón. Pero se vienen los 15 de Ona (sí, la PuertOna va a cumplir 15) y, por suerte –o tradición viajera-, en lugar de Disney quiso ir a la selva. Imagínense, nosotros chochos. Por cuestiones de logística elegimos ir a Iquitos y por cuestiones familiares (Nina recién va a cumplir 4) nos inclinamos por uno de esos Lodges selváticos bien equipados que brindan todos los servicios.

Ahora bien, llegaba el turno de la profilaxis para el Amazonas. Como yo ya había ido, en mi caso al sur de la Amazonía peruana, sabía que había que tomar recaudos pero que tampoco era una cosa imposible. Consultamos, como siempre, a nuestro amigo y Doctor especialista en Medicina del Viajero, José Malvido, y nos dio todas las recomendaciones y órdenes médicas para comenzar a organizarnos. Vacuna de la fiebre amarilla…ok, vacuna de la hepatitis A…ok, vacuna antisarampionosa…ok, azitromicina (para la diarrea del viajero)…ok, vacuna contra la fiebre tifoidea…no hay (nos había advertido que era casi imposible de conseguir en nuestro país), vacuna antitetánica…ok, Mefloquina (para la profilaxis de la malaria)…no hay.
-¿Cómo no hay?
-NO HAY.
-¿Pero en otra farmacia?
-No vas a conseguir, no se hace más.
Obviamente a cabezas duras no nos van a ganar y fuimos a cuanta farmacia pudimos y la respuesta siempre fue la misma, no. Le contamos a nuestro amigo, no lo podía creer. Seguimos insistiendo en hospitales, Sanidad de Fronteras, laboratorios, Secretaría de Salud, ANMAT. El final siempre fue el mismo, no hay. Asustados, consultamos también a nuestra amiga, pediatra y viajera, Vito Sánchez Mércol (sí, tenemos los mejores amigos del universo) quien, luego de investigar, intentó tranquilizarnos de que no estábamos yendo a una zona crítica. Pero seguíamos asustados, malaria y fiebre amarilla son las principales cuestiones a atender en un viaje al Amazonas. Nuestro derrotero terminó cuando José habló directamente con la máxima autoridad en Medicina del Viajero del país y este doctor le confirmó que no se estaba importando más en nuestro país y que, de hecho, se estaba dejando de fabricar a nivel mundial porque ya no era negocio. Sí, la industria farmacéutica nos estaba dejando indefensos frente a la malaria. Pero bien, ¿no existen otros remedios preventivos que puedan suplantar a la mefloquina? Sí y no. Existen, por ejemplo la doxiciclina, pero el problema es que tiene muchas contraindicaciones y cuidados requeridos y, entre otras cosas, no es apta para menores de 10 años.

Viajar sin Mefloquina


Al encontrarnos en esta encrucijada, a pocos días de viajar y con todo reservado, aconsejados por Vito hicimos una nueva consulta en el departamento de Medicina del Viajero del Hospital Muñiz, que son la máxima referencia en el rubro. Allí nos confirmaron una vez más (¿les dije que somos cabezas duras?) que no íbamos a conseguir mefloquina y, en este caso, no nos recomendaban la doxiciclina para el tipo de viaje y las zonas en las que íbamos a estar. Nos dijeron que nos quedáramos tranquilos, que no era una zona peligrosa en cuanto a la malaria, y que lo más recomendable era extremar las prevenciones contra los mosquitos con repelentes de alto grado de DEET y sumar algo que no teníamos en cuenta: impregnar toda nuestra ropa con un compuesto a base de permetrina, un químico que ahuyenta (y mata) todo tipo de insectos. Y a las habituales recomendaciones sobre el agua potable y los alimentos crudos nos sumaron algo nuevo para nosotros, nos recetaron la vacuna contra la rabia, sobre todo teniendo en cuenta la edad de Nina y su potencial contacto con algún monito.

Muuuuchas vacunas

En resumen, si viajás al Amazonas es indispensable la consulta con un especialista para extremar las medidas profilácticas que considere necesarias. Sólo a modo de ejemplo, en nuestro caso fueron:
Vacuna contra la fiebre amarilla (dura toda la vida)
Vacuna antitetánica
Vacuna contra la hepatitis A
Vacuna antisarampionosa
Vacuna antirrábica (sólo la conseguimos en vacunatorios privados)
Protección contra mosquitos (repelente con DEET 25% o superior, rociar la ropa con una solución de permetrina al 25%, usar ropa de colores claros que cubran la mayor cantidad de piel posible)
Cuidados con el agua potable (beber agua embotellada o potabilizada con lavandina o pastillas potabilizadoras, evitar consumir vegetales crudos)
Diarrea del viajero (loperamida para cortar el efecto –sólo adultos-, azitromicina; en el caso de los niños consultar al médico)
Pautas de alarma: fiebre, diarrea persistente, heridas mal cicatrizadas.
Y como les he explicado contra la fiebre tifoidea no hay vacunas en Argentina, y en el caso de la malaria, el uso de la doxiciclina en lugar de la mefloquina queda a criterio del tipo de viaje a realizar por tratarse de un medicamento con muchas contras.
Y la mejor recomendación que nos dieron: quédense tranquilos, estén atentos a las pautas de alarma y DISFRUTEN.

La magia del Amazonas está cerca

La Permetrina

Bien, como bonus track les comentamos cómo se realiza el tratamiento de la ropa con permetrina:
La permetrina es un químico que se utiliza como insecticida y como repelente también. No nos afecta a los seres humanos pero tampoco podemos usarla sobre la piel. Para utilizarla en la ropa hay que conseguir un preparado de permetrina del 10 al 25%. ¿Dónde se compra? No nos resultó sencillo conseguirla, hay que buscarla en farmacias grandes (en CABA se consigue frente a la Facultad de Medicina) y te piden una prescripción médica para preparártela.
¿Cómo se usa? En un balde plástico se diluye entre 5 y 7 mililitros de Permetrina por cada litro de agua y, luego, usando guantes, se va sumergiendo la ropa hasta empaparla bien. Una vez bien mojada, se deja secar a la sombra (importante que no le dé el sol!). ¿Cuándo hacerlo? Dos o tres días antes de viajar. ¿Qué ropa tratar? La que vayamos a utilizar en la selva, remeras, camisas, pantalones, medias, etc. Todo lo que pueda tomar contacto con los mosquitos. También es conveniente llevarla de viaje y rociar los mosquiteros y hasta la ropa de cama. ¿Cuánto dura el efecto? Meses, al menos tres, y resiste con seguridad dos lavados.

Sebastián Cabrera

Sebastián Cabrera

Soy un periodista argentino que viajo porque me apasiona y escribo porque, sencillamente, no puedo evitarlo.
Desde niño sentía que las vacaciones no estaban completas hasta que compartía mis aventuras en el recreo de la escuela. Ahora, de grande, ya no tengo el recreo pero sí este blog. La esencia es la misma.

Es bueno conocer la opinión de los lectores, podés dejar tu comentario para enriquecer el sitio.
Si te resulta útil el blog te invito a acompañarme con un "me gusta" en la página de facebook.
Sebastián Cabrera

Latest posts by Sebastián Cabrera (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.