SANTIAGO APÓSTOL

La fiesta escondida

 

 

   Santiago Apóstol, o Santiago el Mayor, fue uno de los doce apóstoles de Jesucristo y es patrono de numerosos pueblos, desde España hasta Guayaquil (Ecuador), Caracas (Venezuela) y Santiago de Chiuitos (Bolivia), entre otros. Y en el mes de julio todos estos lugares le dedican fiestas en su honor. Por una extraña conexión entre agrupaciones bolivianas del oeste del Gran Buenos Aires y un cura de una pequeña parroquia barrial, todos los julios tiene lugar en una calle perdida de Ramos Mejía una versión de esta Fiesta de Santiago el Apóstol.

 

   El evento en sí no dura más de dos horas y tiene lugar en la calle, a lo largo de unas dos cuadras. Es muy colorido y animado y tiene el atractivo de la cosa chiquita, hecha a pulmón.

¿Qué vas a ver? Desfiles con trajes típicos, danzas, música en vivo, autos convertidos en carrozas, gente alegre, vecinos que se asoman a ver qué pasa, y todo en un marco que contrasta y lo resignifica, una calle cualquiera de un barrio típico de clase media. Una muy buena oportunidad para sacar fotos.

   Es algo ideal para un domingo en el que querés hacer algo diferente pero no tenés ganas de ir lejos o te levantaste tarde.
  ¿Cuándo? Este domingo 22 de julio, la misa comienza a las 11 y luego viene el festejo.
  ¿Dónde? En Bulnes, entre Pueyrredón y Sargento Cabral, en Ramos Mejía. A ocho cuadras de la estación.
Sebastián Cabrera

Sebastián Cabrera

Soy un periodista argentino que viajo porque me apasiona y escribo porque, sencillamente, no puedo evitarlo.
Desde niño sentía que las vacaciones no estaban completas hasta que compartía mis aventuras en el recreo de la escuela. Ahora, de grande, ya no tengo el recreo pero sí este blog. La esencia es la misma.

Es bueno conocer la opinión de los lectores, podés dejar tu comentario para enriquecer el sitio.
Si te resulta útil el blog te invito a acompañarme con un "me gusta" en la página de facebook.
Sebastián Cabrera

Latest posts by Sebastián Cabrera (see all)

También escribí sobre esto ¿Los leíste?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *