VEO VEO*: AROMA A LLUVIA


    

 

Una gota de agua, incolora, inodora, insípida, decía mi maestra. Le creí. Ahora, de grande, me permito cuestionar esa afirmación.

 

 

    De todos los olores que me transportan, que modifican mi estado de ánimo, el de la lluvia es, quizás, de los más significativos para mí. La tierra mojada, el pasto mojado, los árboles, las piedras, hasta el asfalto mojado huele mejor. Se vienen, suben, trepan por mi nariz y me invitan a salir. Como cuando era chico y me ponía las botas de goma, y salía al fondo de mi casa a chapotear y cazar renacuajos. La lluvia de mi niñez era aventura, sinónimo de diversión, de faltar al colegio, de mirar las gotitas jugar carreras en los vidrios, y su perfume la antesala de esas travesuras. Pero cuando crecí el aroma a lluvia se convirtió en algo negativo, era el enemigo que acechaba en las vacaciones. Te arruinaba los días de playa o te obligaba a quedarte dentro de la carpa. Uno cruzaba los dedos para que no le tocaran “días feos”, le escapaba a las nubes. Había devenido en olor a día perdido.
    Hasta que un viaje cambió todo, le devolvió a la lluvia su verdadero significado y a su aroma la invitación a la aventura. Fue una semana en La Cumbrecita en 2008. Nos habíamos enamorado de ese pueblito cordobés el año anterior y habíamos vuelto con más tiempo para disfrutarlo en plenitud. Y no hubo caso con el tiempo, llovió toda la semana. Sí, toda. Entonces hubo que hacer algo con el malhumor de estar encerrados, tuvimos que salir igual. Y allí volvió el hechizo. Ya no había botas de goma pero sí impermeables, de plástico, descartables, que usamos una y otra vez en nuestras excursiones. Y fue genial. Fue redescubrir La Cumbrecita al tiempo que nos redescubríamos a nosotros mismos, nos permitíamos volver a ser niños. Es que los adultos le escapan a la lluvia, no les gusta, y entonces los lugares quedan para nosotros, los chicos, y con lluvia son distintos, más lindos. Los colores cambian, los aromas también. Y así volvió ese olor a tierra mojada a ser sinónimo de aventura, de esconderse en un bosquecito, refugiados bajo un árbol mirando el agua improvisar un arroyito al lado de nuestros pies; y apareció el olor a madera húmeda, cuando saltamos un portón y nos metimos en el cementerio del pueblo; el olor a hojas empapadas que rozás al caminar y te salpican la cara; el olor a corteza cuando abrazás un árbol. Y ahí fuimos nosotros, jugando como nenes, chapoteando, trepando, tocando, poniéndonos a reparo un ratito para tomar un café con leche calentito para reponer energías y volver a la carga. Y vimos cascadas, y laguitos, y arroyos, y seguimos senderos, y olimos flores, y hasta cabalgamos empapados con la garúa en la cara contemplando paisajes increíbles con esos colores contrastados que sólo la lluvia te da, con los pulmones inflados de aroma a naturaleza mojada, viva.
    Ese verano la lluvia volvió a ser mágica y su aroma…su aroma me llevó una y otra vez a jugar bajo los árboles, como cuando era un chico.

 

    Y entonces necesito desmentir eso que me enseñó mi maestra, el agua no es inodora, no, es imposible que lo sea, si modifica todos los aromas quiere decir que ella también tiene el suyo, uno que re significa a los demás, uno que hace que el árbol sea más árbol, el pasto más pasto y la tierra más tierra.

 Intensidad, seño, el agua tiene olor a intensidad.  

 
 

 

                *¿Qué es Veo Veo? Es, ante todo, un juego, una excusa para conocer lugares de la mano de otros viajeros, contarnos historias, viajar aunque no tengamos la oportunidad de hacerlo, encontrarnos. Es viajar con los sentidos. Se realiza una vez al mes y las temáticas se eligen en el grupo Veo veo en Facebook (unite acá)”.
Sebastián Cabrera

Sebastián Cabrera

Soy un periodista argentino que viajo porque me apasiona y escribo porque, sencillamente, no puedo evitarlo.
Desde niño sentía que las vacaciones no estaban completas hasta que compartía mis aventuras en el recreo de la escuela. Ahora, de grande, ya no tengo el recreo pero sí este blog. La esencia es la misma.

Es bueno conocer la opinión de los lectores, podés dejar tu comentario para enriquecer el sitio.
Si te resulta útil el blog te invito a acompañarme con un "me gusta" en la página de facebook.
Sebastián Cabrera

Latest posts by Sebastián Cabrera (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *