VEO VEO*: UNA CANCIÓN


     Quizás sea por su rima, lo pegadizo de su ritmo o la simpleza de su letra, pero esa canción me marcó para siempre. Con un lenguaje llano, directo, el autor aborda la esencia de la problemática sin metáforas dilatorias, al nivel del mejor León Gieco, arrojándote su verdad a la cara.
     Veinticuatro días habían pasado. Veinticuatro jornadas de un lento peregrinar a través de caminos de piedra, cruzando vados y arroyos, subiendo cuestas. Veinticuatro noches al abrigo de una fogata. Noches de relatos, de tragos compartidos, de fraternidad, pero también de ollas ennegrecidas que cocinaban lo que se podía, de privaciones.  Casi cincuenta platos siempre con la misma comida. Pero esa noche –yo lo vi porque estaba ahí- fue distinta. Había algo en la luna, en el ambiente, no lo sé, pero a la luz de las llamas sus ojos tenían otro brillo; y así, sin más, empezó su canto, como un lamento visceral. Su voz aguardentosa quebró la tranquilidad del  bosque.
La ceremonia que se repetía noche tras noche con nuevos amigos del camino
     Las palabras sencillas nos conmovieron. Nos miramos, y entonces Miguel sacó su guitarra y al ritmo de un rock sureño comenzó a acompañar los versos que, uno a uno, brotaban de su garganta, inevitables.

 

Llegamos a dedo,
Y estamos al pedo,
Todo está muy copado
Pero, ¿dónde está el asado?
Muy lindo está el viaje,
Bonito el paisaje
La guita no alcanza
¡Y no aguanta mi panza!
Vamos, vamos, vengan acá,
¡traigan el asado de tira!
Vamos, vamos, vengan acá,
¡traigan el asado de tira!
Ya no quiero más arroz,
Quiero asado de tira.
Un genio inspirado
     Un mes comiendo arroz, polenta y fideos mientras recorríamos los lagos de la Patagonia fue demasiado. La monotonía de la dieta minaba nuestros ánimos –esencialmente carnívoros, en ése entonces- hasta que Chacho le puso palabras a nuestro sufrimiento inmortalizándolas en un rockanrol inolvidable. 
     Pasaron más de 15 años de ese viaje junto a Miguel y Chacho (un par de mis amigos de toda la vida) y, aún hoy, cada vez que me siento junto a un fuego vienen a mí sus estrofas para recordarme el valor incalculable de un buen asado. Es que sólo quien haya pasado el umbral de los veinte días a puro arroz y fideos entenderá el verdadero peso de su estribillo, sólo quien haya dedicado charlas a la luz de la luna a los futuros asados por compartir no subestimará sus justas palabras. Su valor testimonial debería ubicar al Rock del asado de tira, junto con Rutas Argentinas del flaco Spinetta, en el podio de todo repertorio mochilero para un fogón.  Por eso, mis amigos, les pido que levanten sus vasos y brindemos por un autor olvidado, por mi amigo Cristian Chacho André que una noche de febrero de 1998 bajo el cielo patagónico le puso letra al sentimiento de muchos:

 

Vamos, vamos, vengan acá,
¡traigan el asado de tira!
Ya no quiero más arroz,
Quiero asado de tira.
*¿Qué es Veo Veo? Es, ante todo, un juego, una excusa para conocer lugares de la mano de otros viajeros, contarnos historias, viajar aunque no tengamos la oportunidad de hacerlo, encontrarnos. Es viajar con los sentidos. Se realiza una vez al mes y las temáticas se eligen en el grupo dinámicas creativas en Facebook.
Sebastián Cabrera

Sebastián Cabrera

Soy un periodista argentino que viajo porque me apasiona y escribo porque, sencillamente, no puedo evitarlo.
Desde niño sentía que las vacaciones no estaban completas hasta que compartía mis aventuras en el recreo de la escuela. Ahora, de grande, ya no tengo el recreo pero sí este blog. La esencia es la misma.

Es bueno conocer la opinión de los lectores, podés dejar tu comentario para enriquecer el sitio.
Si te resulta útil el blog te invito a acompañarme con un "me gusta" en la página de facebook.
Sebastián Cabrera

Latest posts by Sebastián Cabrera (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *