VIAJAR A CUBA: CAYO COCO Y MIS DÍAS EN UN ALL INCLUSIVE

_MG_8290w
Las hermosas playas de Cayo Coco

Si hay una cosa de la que siempre he renegado y he criticado es el turismo all inclusive. Nunca me sedujo para nada ese estilo de viaje. Pero como Romi sí quería probarlo, hicimos lo imposible para que pudiera darse el gusto en Cayo Coco. Fueron días ideales para descansar del trajín del viaje y para derribar varios preconceptos con los que había llegado. Primero, que estando en Cuba me iba a ser más económico contratar alojamiento en algún resort. FALSO, no bien pusimos un pie en la isla los locales nos fueron advirtiendo que era realmente complicado conseguir buenos precios desde el país, que más conveniente es conseguir algún paquete por internet. Segundo, que es un lugar artificial en el cual no se puede conocer a la verdadera Cuba. FALSO, sólo es otra cara más de la isla y hemos conocido gente muy interesante allí. Tercero, que es como estar en una fiesta de casamiento eterna donde todos están borrachos todo el tiempo. Bueno, CASI, no estuve tan alejado de la realidad. Cuarto, que para ir a los Cayos hay que hospedarse sí o sí en un complejo all inclusive. FALSO, no es fácil de conseguir pero existen lugares llamados “campismos populares” que ofrecen alojamiento sencillo y camping. Pero vayamos por partes.

colage-nosotros-cayo

Lo primero que tuvimos que hacer es contratar el alojamiento. Inicialmente intentamos conseguir lugar en un campismo (hay uno en Cayo Coco) pero una vez que dimos con la oficina indicada nos dijeron que no se podían hacer reservas desde allí sino que había que llegarse hasta la delegación indicada. En ese caso, era en Morón. Eso nos complicaba porque implicaba seguir viaje sin saber si íbamos a conseguir lugar y, de lo contrario, cada día que pasaba complicaba más la posibilidad de conseguir buen precio en un resort. Finalmente conseguimos un precio más o menos conveniente de casualidad e hicimos la reserva en el Sol Cayo Coco. No eran las fechas que nosotros buscábamos (queríamos dejarlo para el final de viaje) pero era el mejor precio posible. Este tipo de contrataciones con las agencias de viajes que se encuentran en los grandes hoteles.

Jugando en Playa Pilar (Cayo Guillermo)
Playa Pilar, de libre acceso

_MG_8210w

El segundo inconveniente es el transporte. Según lo que decían los foros consultados antes de viajar y la gente a la que hemos preguntado en Cuba, la única forma en que se llega a los Jardines del Rey y de la Reina (los cayos) es en taxi. No existe transporte público, o, mejor dicho, el único transporte que llega es la guagua que sólo usan los locales. Eso es lo que nos dijeron, seguramente debe de haber alguna otra opción económica para llegar. En nuestro caso, teníamos reservado el bus desde Trinidad hasta Ciego de Avila, desde donde debíamos buscar compañeros de viaje para intentar abaratar los costos de un taxi. Pero la fortuna estuvo de nuestro lado, nuestro anfitrión se quedó dormido con lo que perdimos el bus, pero él nos consiguió a un taxista que tenía que ir a recoger pasajeros a Cayo Coco con lo que se nos presentó una buena oportunidad: por el mismo precio que cobran para ir desde Morón hasta los cayos nosotros íbamos a cruzar toda la isla, y ganando mucho tiempo. No lo dudamos y tomamos la oportunidad que se presentó.

colage-pajarracos

Si uno va a gastar dinero en este tipo de alojamiento es conveniente tomarse varias jornadas como para asegurarse de poder disfrutar de la playa. A nosotros nos tocaron días de tormenta con lo que recién el tercer día nos permitió meternos en las cristalinas aguas de sus lindas playas.
Pero bien, ¿qué se hace en un all inclusive? Básicamente aprovechar las instalaciones, comer, jugar a todos los deportes y juegos que te ofrecen, dormir en colchones bien cómodos y engordar. Además de estos servicios incluidos, existe la posibilidad de contratar excursiones y alquilar automóviles. Es muy recomendable visitar Playa Pilar, en el vecino Cayo Guillermo, que tiene enormes extensiones de arena blanquísima y es de libre acceso. También son muy accesibles las salidas de snorkel y buceo por la cercanía de los puntos de inmersión.

_MG_8217w
Del blanco al azul, toda la gama de colores
_MG_8185w
Hecho para gringos
DSCN7364w
Compartiendo viaje con una de las coordinadoras

No está tan mal si te gusta el disfrute pasivo, nosotros somos un tanto inquietos para algo así. Sin embargo nos hemos divertido, hemos conocido gente entrañable, sobre todo el personal del hotel, hemos comido y bebido y aprovechado para descansar y leer porque, prácticamente no hay nada para hacer que no sea fabricado por ellos si el día no acompaña para nadar. Probablemente lo más incómodo fue el no compartir el modo de vacacional de la mayoría del público que estaba allí. Eso de estar echados todo el día bebiendo y comiendo a toda hora no es para nosotros. Y, de hecho, el hotel parecía estar hecho a medida de los gringos: las actividades, las comidas, los horarios, todo pensado para ellos.

colagehotel

Si te gusta poder disfrutar de los destinos a tu antojo y no que te estén organizando todo, claramente no es para vos. Sin embargo, por ejemplo, si viajás con niños pequeños y podés afrontar los costos no es una mala opción por la gran cantidad de actividades que tienen para hacer con coordinadores y lugares perfectamente equipados para tal fin.

_MG_8227w

Sebastián Cabrera

Sebastián Cabrera

Soy un periodista argentino que viajo porque me apasiona y escribo porque, sencillamente, no puedo evitarlo.
Desde niño sentía que las vacaciones no estaban completas hasta que compartía mis aventuras en el recreo de la escuela. Ahora, de grande, ya no tengo el recreo pero sí este blog. La esencia es la misma.

Es bueno conocer la opinión de los lectores, podés dejar tu comentario para enriquecer el sitio.
Si te resulta útil el blog te invito a acompañarme con un "me gusta" en la página de facebook.
Sebastián Cabrera

Latest posts by Sebastián Cabrera (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *