VIAJAR A CUBA: VIÑALES Y EL CAYO JUTÍA

Cayo Jutía
Cayo Jutía

Si estás por viajar a Cuba tenemos un consejo a la hora de armar tu itinerario: no vayas todo el tiempo persiguiendo playas y museos, hacete un lugar para incluir una visita al interior y su delicioso paisaje rural. Por eso te recomendamos Viñales y, de bonus track, las increíbles playas del Cayo Jutía.

Viñales
Te alejás un kilómetro y ya estás en otro paisaje

Llegamos a Viñales por dos cosas: una foto de un mogote en una guía de viaje y la promesa de un lugar mágico llamado Cayo Jutía, y cumplió con creces. En nuestro recorrido por el país queríamos abarcar la mayor variedad de paisajes posibles y, entre ellos, el campo se ofrecía de manera muy seductora. Qué mejor que conocer los cultivos del tradicional tabaco cubano con el marco inmejorable de la campiña de Pinar del Rio.

_MG_8828wViñales

Es un pueblito de casitas bajas, sencillas y arregladas, insertado en medio de un hermoso valle, verde a más no poder, rodeado por las sierras de los Órganos. Ideal para descansar. Ambiente de campo, aire puro y… ¡sin hoteles! Sí, señores, se puede caminar y caminar sin toparse con un gigantesco all inclusive lo que nos da la sensación de estar en contacto con algo más auténtico que en los principales puntos turísticos. No es que uno no se cruce con viajeros o que nunca hayan visto un visitante, pero sí que no llega el gran turismo de bermudas caqui y camisas floreadas, lo cual es un verdadero respiro porque hay menos bullicio y porque esto genera que no haya oportunistas abordándote a cada paso para venderte cualquier cosa.

Viñales
El bonito pueblo de Viñales
Viñales
Todo es pintoresco en Viñales
EL VALLE Y EL PUEBLO

El valle de Viñales se encuentra en Pinar del Rio, la provincia más occidental de la isla y ha sido considerado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco. Se encuentra a 178 km de La Habana y la forma más sencilla para llegar es en bus (3 horas), alquilando un automóvil, o con mayor paciencia y resignando comodidad en camión. (más info de buses).
Tiene un paisaje único. Su rasgo distintivo son los mogotes, unas formaciones de piedra caliza características de la zona que semejan gigantescos panes de azúcar. Ellos custodian los cultivos, entre caminos de tierra roja, palmeras y granjas hechas con hojas de palma donde se seca el tabaco. Porque, aunque su nombre parezca sugerirlo, la principal producción agrícola de Viñales no es la vid sino el tabaco.

Viñales
Los mogotes custodian las granjas

_MG_7429w

El pueblo es pequeño y pintoresco, los principales edificios y comercios se encuentran a lo largo de su calle principal, Salvador Cisneros de la Cruz. Allí se pueden contemplar bonitas casas coloniales con sus galerías, que las protegen del tórrido sol cubano, preservadas gracias a un programa estatal de conservación arquitectónica. Si bien no tiene una infraestructura desarrollada para el turismo, podemos encontrar todo lo que necesitamos para nuestra estadía. Como dijimos antes no hay hoteles pero sí muchas casas de familia para alojarse con distintos niveles de comodidades; tampoco hay una gran oferta gastronómica pero podemos encontrar suficientes paraditos y paladares como para poder manejar nuestro presupuesto alimentario.

_MG_7222w _MG_7235w _MG_7176w

Nosotros nos alojamos en “Villa El Mojito”, con Juanito. Llegamos allí por sugerencia de Rigo, nuestro anfitrión en La Habana y fue todo perfecto. La casa es muy acogedora, con un patio con una galería con hamacas paraguayas y una terraza con pileta de lona con vista a las montañas. Pero lo mejor es la pequeña barra de madera donde Juanito se luce como barman preparando los mejores mojitos del país (presume él, y muy lejos no está de la verdad) y haciendo gala de su simpatía para animar largas noches de tragos y partidas de dominó. Es que su casa funciona como un hostel, y se juntan no sólo sus huéspedes sino los de las casas vecinas, armando varias mesas de charlas y juegos hasta pasada la medianoche. También probamos la comida de su mujer, Tita, y nos llevamos una gran sorpresa: enormes y deliciosos platos con langosta, cordero y guarniciones de todo tipo que llenaban toda la mesa. Fue, por lejos, nuestra experiencia más cálida y divertida parando en casas de familia.

Viñales
Aprendiendo a hacer mojitos con Juanito
Viñales
Su terraza con vista al valle
Viñales
El patio confortable
QUÉ HACER

Son muchas las cosas para hacer en el valle y sus alrededores. Con sólo caminar unos minutos hacia las afueras del pueblo uno ya se puede sumergir en la vida rural y observar granjeros arando con bueyes como salidos de una postal; o alquilar unas bicicletas para perderse por senderos de tierra roja internándose entre los cultivos y los mogotes; o cualquier actividad a la que el instinto nos impulse. Sin embargo existen una serie de paseos y lugares que se pueden recomendar.

El mural de la prehistoria. Pintado, entre 1959 y 1962, por Leovigildo González, un discípulo de Diego Rivera. En la pared de un mogote cuenta la historia de la evolución humana, desde las amanitas al Homo Sapiens, aprovechando las grietas de la roca para crear efectos de luz y color. Se lo suele visitar en cabalgatas organizadas.
Gran Caverna de Santo Tomás. Es el conjunto de cuevas más grande de Latinoamérica, con 18 km de galerías y hasta 5 niveles de grutas intercomunicadas. En el siglo XIX los campesinos celebraban fiestas en su interior.
Cueva del Indio. Es un paseo en el cual se recorren túneles iluminados con luz artificial y después se navega un río subterráneo en una pequeña lancha. Queda en el valle de San Vicente.

Viñales
La cabalgata
Viñales
Recorrés caminos rurales
Viñales
Cueva del silencio

Estas cavernas son más famosas y suelen llenarse de visitantes. Por cuestiones presupuestarias y de tiempo, nosotros optamos por otro paseo, una cabalgata a través de cultivos de tabaco hasta la Cueva del Silencio. Un paseo muy interesante en el que el guía te va contado sobre las innumerables plantaciones que vas cruzando, describiendo con lujo de detalles para qué sirven cada uno de los frutos. Con vistas panorámicas impactantes uno va avanzando hasta llegar al pie de una montaña desde donde se accede a la cueva. En ella encontramos estalactitas y estalagmitas y hasta un pequeño laguito subterráneo. La cueva en sí no es algo muy llamativo, pero todo el paseo bien vale la pena. Se completa con una visita a un secadero de tabaco donde te muestran cómo es el oficio de la confección de los puros.

Los acuáticos. Es un grupo de gente muy particular que vive en la cima de un mogote y cree que el agua de su fuente tiene la fuerza para curarse de cualquier enfermedad, negándose a utilizar la medicina moderna. Además de conocer un poco sobre el misticismo que rodea a sus pobladores, se tienen fantásticas vistas de todo el valle. (más info)

Cayo Jutía
Las playas de Cayo Jutía
Cayo Jutía
Cayo Jutía y sus aguas cristalinas

Costa Norte. Incluye las hermosas playas de Cayo Jutía y Cayo Levisa. Nosotros visitamos el primero. Es espectacular. Tiene muchísimas playas de arenas blancas, aguas turquesas y costas prácticamente vírgenes. Es exactamente todo lo que uno se imagina sobre una playa: manglares que se apoyan sobre la finísima arena por la que caminan simpáticos cangrejos mientras se puede ver, a través de sus aguas cristalinas, peces de colores y estrellas de mar. Todo casi sin presencia humana. No hay hoteles ni construcciones, sólo un sencillo restaurante, ubicado en el ingreso al cayo, con un gran quincho sombreado ideal para tomar algo fresco y donde se puede alquilar sombrillas. Es, probablemente, una de las 3 playas más bonitas de Cuba. Al cayo se accede a través de un pedraplén por lo que se puede llegar en auto o en motocicleta. Existen empresas que hacen excursiones hasta allí como Havanatur, pero también se puede hacerlo contratando a un local que los lleve en su vehículo, con lo que se gana en libertad a la hora de manejar los horarios.

Cayo Jutía
Visitantes de Cayo Jutía
Cayo Jutía
La punta del Cayo Jutía

Paisaje rural, playas paradisiacas, cavernas, sembrados, cabalgatas y hasta pueblos místicos. Viñales tiene muchos atractivos como para incluirla en todo viaje a Cuba.

_MG_7562w

Más info para tu viaje:
Guía práctica para viajar a Cuba
Recorriendo La Habana
Sebastián Cabrera

Sebastián Cabrera

Soy un periodista argentino que viajo porque me apasiona y escribo porque, sencillamente, no puedo evitarlo.
Desde niño sentía que las vacaciones no estaban completas hasta que compartía mis aventuras en el recreo de la escuela. Ahora, de grande, ya no tengo el recreo pero sí este blog. La esencia es la misma.

Es bueno conocer la opinión de los lectores, podés dejar tu comentario para enriquecer el sitio.
Si te resulta útil el blog te invito a acompañarme con un "me gusta" en la página de facebook.
Sebastián Cabrera

Latest posts by Sebastián Cabrera (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *